Balance de las causas de aborto en la paridera ovina 2019 (CAPV)

Es muy importante conocer la causa de los abortos en las explotaciones de pequeños rumiantes para poder implantar medidas de control eficaces en la siguiente paridera, especialmente si el patógeno es de carácter zoonótico. En el Laboratorio de Diagnóstico del Departamento de Sanidad Animal hemos recibido varios envíos de muestras (fetos, placentas, fluidos vaginales y/o sueros) de un total de 20 brotes de abortos, y los resultados han sido los siguientes:
Aborto por Toxoplasma gondii (5 casos); aborto por Border disease (1 caso); aborto por Listeria ivanovii (2 casos), aborto paratífico (Salmonella abortus ovis) (1 caso) y aborto por Fiebre Q (1 caso). Además, en 4 rebaños se ha observado una elevada seroprevalencia frente al virus Border y en otros dos la detección de títulos serológicos elevados frente a T. gondii, lo que sugiere la presencia más o menos reciente de éstos agentes abortivos en dichas explotaciones.
En los análisis efectuados a las muestras de otros 4 rebaños no se obtuvieron resultados significativos ni se observaron lesiones que permitieran demostrar la etiología del aborto. En estos casos, y siempre que se sospeche de causas infecciosas, se recomienda insistir en la toma de muestras, pues con nuevos envíos se incrementa el éxito del diagnóstico de forma significativa. Conviene recordar también que el envío de la placenta y del feto es imprescindible para tener éxito en el diagnóstico, ya que algunos agentes bacterianos tienen especial tropismo por la placenta (Chlamydia, Coxiella), y para confirmar la implicación de otros es necesario realizar el estudio lesional en los fetos (Toxoplasma, Pestivirus). Los fluidos vaginales y las muestras de suero ayudan en algunos casos a complementar/ confirmar el diagnóstico.

Este año, al igual que en parideras anteriores, se confirma la importancia de Toxoplasma en comparación con otros agentes. De los resultados obtenidos tienen especial impacto los abortos causados por agentes zoonóticos, por el riesgo que suponen para las personas que frecuentan la explotación, como es el caso de la fiebre Q.

Imagen: NEIKER- Sanidad Animal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *