Skip to main content

Muestras adecuadas para el diagnóstico – parte 2

Abortos
El diagnóstico de los abortos es complejo y se suele llegar a un diagnóstico en el 40% de los fetos remitidos. Es importante destacar que no conviene remitir un aborto aislado, y hay que intentar enviar los fetos cuando se produzcan 2 o más abortos en un periodo corto de tiempo (1 mes por ejemplo). Las muestras fetales de elección son: contenido abomasal, hígado, pulmón, riñón, bazo, encéfalo; así como un fragmento de placenta. La mayor parte de los fetos va a tener un cierto grado de autolisis, y salvo que los fetos estén muy autolíticos (se deshacen), macerados o momificados, sí que merece la pena remitir muestras fetales. Incluso en fetos autolíticos es posible detectar lesiones características (p.ej. lesiones histopatológicas compatibles con Neospora). En cuanto a la placenta, lo ideal es enviar un placentoma (carúncula + cotiledón) pero habitualmente se remite tejido intercotiledonario y cotiledones. Respecto a los sueros que han de acompañar al resto de muestras, lo ideal es remitir muestras de suero de vacas abortadas y no abortadas para comparar los resultados. En este sentido, hay que tener en cuenta el estatus vacunal de los animales a la hora de interpretar los resultados serológicos. Leer Más