Llega el verano, las garrapatas y los mosquitos

Estamos en la época del año en que la garrapata Rhipicephalus se encuentra activa, por lo tanto su presencia es más abundante en la vegetación, por lo que los riesgos de picaduras en el ganado aumentan. Esta especie de garrapata es vector de diferentes agentes patógenos entre los que se encuentran, por ejemplo, Babesia ovis, que afecta a las ovejas. La parasitación por garrapatas, acompañada de fiebre, anemia y hemoglobinuria, es un indicador para sospechar de un caso de babesiosis en esta época del año, es decir, durante el final de primavera y comienzo del verano. La confirmación del caso precisa del apoyo del laboratorio, y afortunadamente, hay tratamiento eficaz.
La garrapata Rhipicephalus también pica a las personas y puede transmitir la bacteria Rickettsia conorii así como otras especies de rickettsias, que dan lugar a cuadros clínicos de diferente importancia.
Además esta época del año es propicia para salir a la naturaleza y frecuentar zonas en las que las garrapatas son abundantes, como es el caso de zonas arboladas, con una cubierta vegetal abundante con helechos, brezo, argoma, etc. donde es frecuente encontrar la especie Ixodes ricinus, que es la garrapata más abundante en la vegetación de nuestra comunidad, y que es vector de la bacteria Borrelia burgdorferi que causa la enfermedad de Lyme. La clave de la prevención es conocer que las garrapatas pasan por tres fases (larva, ninfa y adulto) que se pueden enganchar en la piel para alimentarse, y que, de ser observadas, hay que retirarlas rápidamente, y si se observa algún tipo de síntoma como fiebre, malestar, alteraciones en la piel tras la picadura, etc., hay que notificarlo al médico para hacer las pruebas correspondientes.
Además de las garrapatas, en este momento del año comienzan a aumentar las poblaciones de mosquitos. En un blog anterior ya os facilitamos un tríptico (link) para prevenir la presencia del mosquito tigre (Aedes albopictus) en nuestro entorno doméstico. Pero además de los mosquitos invasores, como el mosquito tigre, existen una amplia variedad de especies de mosquitos nativos o autóctonos con los que convivimos. El año pasado comenzamos a realizar muestreos en entornos urbanos en las 3 capitales vascas y en dos pequeños humedales del País Vasco, y hemos detectado un total de 15 especies diferentes, pero con diferencia, la diversidad de especies es mayor en los humedales. En los entornos urbanos predomina Culex pipiens, que es la especie más común. Como medidas de prevención hay que evitar frecuentar zonas muy infestadas, utilizar pantalones largos y camisas de manga larga, y usar repelentes de insectos.

Fotografías: NEIKER-Sanidad Animal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *